Encuentro con los Toposa

Sudan del sur – Abril 2019

Habíamos acordado tener un encuentro con los ancianos de la aldea, para conocer los usos y costumbres de esa gente. Partimos mi esposo (Jorge) y yo, desde Kapoeta en una camioneta 4×4, con un chofer, un cocinero, el intérprete y nuestro amigo antropólogo (Joan Riera) . Luego de viajar unas horas llegamos a la aldea, paramos en una explanada cerca del pozo de agua. Para nuestra sorpresa nos estaban esperando más de 400 personas. La emoción fue enorme. Al bajar de la camioneta un grupo de mujeres me abrazan (literal) y me llevan al centro de la reunión cantando y bailando. Ni pensar en tomar fotografías, había que disfrutar el momento. La ceremonia incluía canciones y bailes de las mujeres, representación de la guerra de los hombres y luego cuando todo se iba calmando nos dieron nombres Toposa. A Jorge lo bautizaron con el nombre Lomoni (bush man) y a mi como Lokale (love). Fue una experiencia increíble, sentía estar en una película, no había imaginado la posibilidad de vincularnos con gente como los Toposa, con una cosmovisión tan diferente a la nuestra.

Estuvimos en la aldea 4 días, de contacto intenso con su cultura, visitamos aldeas vecinas, recorrimos a pie la zona de montes espinosos y pequeños valles áridos. Estaban pasando un período de sequía muy intenso que los afectaba especialmente por la falta de cultivos y dificultad para alimentar a sus animales.

En un momento de descanso, bajo un árbol que daba una pequeña sombra me reúno con un grupo de mujeres que estaban pintándose la cara con ceniza. Me ofrecen pintarme con carbón del mismo modo que lo hacían entre ellas. Una de ellas pasa su dedo por mi frente y me muestra que se pintaba de blanco. Era mi protector solar, cómo se lo explico? Entonces fui a buscar mis cremas y les puse a las señoras quedando con la piel brillante. Me ofrecieron que levantara al BB de una de ellas, un BB de 5 meses aproximadamente, gordito, redondito, negro azabache, muy tranquilo`, la mamá estaba orgullosa, yo estaba feliz.

Prev De Bobo a Ouagadougou

Leave a comment